Empresas Sociales 101


Hoy les voy a contar de una perlita que encontré estos meses: la Empresa Social. Pero “OK, pero si esto tan genial como decís, ¿por qué no se habla de esto en todos lados?“, bueno… empecemos.

Hace unos pocos años leí este libro.

empresas sociales

Parece que este tipo le voló la peluca a varios, siendo psicólogo ganó un Nobel de Economía por su Teoría de las perspectivas. Haciéndola corta dice que los humanos tenemos 2 formas de generar pensamientos: el sistema 1 y el sistema 2.

  • Sistema 1 (Automático): rápido, intuitivo y emocional. Por lo general el cerebro lo usa para ahorrar energía y poder responder en casos de urgencias.
  • Sistema 2 (Consciente): lento, esforzado y racional. Solo lo usamos cuando nos “concentramos”, necesita de mucha energía para involucrar una gran cantidad de información a analizar.

¿Y que tiene que ver todo esto? Bueno, el problema acá es que no podemos elegir constantemente con qué sistema analizamos la realidad y se nos deschavetan un poco las cosas. Es como si tuvieramos una operadora de teléfono en la cabeza conectando y desconectando cables, pero que lo hace con muy mal criterio si no se la entrena.

Como el cerebro tiene que durar muchos años no puede estar derrochando energía por ahí y por lo general le gusta usar el sistema 1. Eso hace que tomemos decisiones con muy poca información y además nos creamos que somos unos putos genios. O sea, estamos al horno. Por esto es que muchas veces sufrimos distorsiones cognitivas grosas (no te sorprendas si te ves identificado con todas, es normal), hoy vengo a denunciar algunas.

Hagamos un ejercicio rápido: ¿Qué conceptos te traen estas palabras?

EMPRESA.

Mi sistema 1 dice: Garcas, laburo, responsabilidad, guita, establishment, egoísmo, poder, individualismo, procesos, actividad y objetivos.

ESTADO

Mi sistema 1 dice: Social, público, soberano, gobierno, represión, liberación, ley, patria, política.

ORGANIZACIÓN SIN FINES DE LUCRO

Mi sistema 1 dice: Cooperación, ayuda, pobreza, ambientalistas, donaciones, recaudación de fondos, altruismo y filantropía.

Si sos de usar frases como: “Este país se va al carajo” o “Vengo bancando este proyecto”, muy probablemente pensás que de algún modo el Estado como institución debe encargarse de problemáticas sociales, económicas o ambientales; la discusión es hasta donde. Todos somos un poco peronistas.

Sin duda Empresa tiene mucho peor Marketing que Estado o que Organización sin fines de Lucro. Tendemos a etiquetar mucho las cosas, el lenguaje nos permite ordenar los conceptos en cajas que tienen más cajas adentro, pero la “realidad” es difícil de etiquetar y terminamos cagándola. Y lo peor de todo es que solemos pensar dicotómicamente, todo-nada / siempre-nunca / rock-pop / capitalismo-comunismo.

Las instituciones son su gente

No nos olvidemos que estos tipos de instituciones no son nada sin las personas que las representan: todo se reduce a la toma de decisiones que hace cada uno de ellos que defienden los valores y la visión del lugar donde trabajan. Bueno, hasta ahí. Mucha gente se levanta a la mañana, se lava los dientes, se baña, se pone el traje para ir al trabajo, se toma el bondi y deja los “problemas” en casa; por alguna razón tendemos a separar la vida laboral de la personal, probablemente porque creemos que las cosas deben ser de una manera en particular. Vivimos con el sistema 1 a flor de piel.

Pertenecemos a una sociedad que tiene sus propios “deber ser”, que nos arman todo un mapa mental de posiciones políticas, valores, principios y creencias; esto se determina por nuestra educación, experiencias y cantidad de rosca al sistema 2 (que al parecer no es mucha).

Ahora te pregunto, ¿por qué será que por un lado están las empresas, por el otro el Estado y por el otro la asociación civil? ¿No estaremos un poco desintegrados?

Iniciativa privada y felicidad colectiva

En otras palabras:

  • Empresas: mediante un acuerdo entre privados se fija un objetivo (objeto social) como este “Venta, distribución y mantenimiento de máquinas de venta automática; venta, distribución y mantenimiento de máquinas de agua; venta al por menor de productos alimentarios y bebidas; venta de bienes de consumo para máquinas de venta automática”. Persiguen el lucro a través de la oferta de bienes y servicios, y si después de pagar impuestos queda plata se puede repartir entre los accionistas o dueños. Algunas tienen programas de RSE (Responsabilidad Social Empresaria), pero desintegrada al centro del negocio, entonces nunca puede ser un tema realmente importante en la gestión. Son auto-sustentables porque su propia actividad les genera un flujo de ingresos necesario para subsistir, si hacen bien las cosas.
  • Estado: hay una banda de definiciones, a mi me gusta la de Duguit: “Es una corporación de servicios públicos controlada y dirigida por los gobernantes.” Cicerón agregaría: “una multitud de hombres ligados por la comunidad del derecho y de la utilidad para un bienestar común.” Pero finalmente vendría Marx y sentenciaría: “no es el reino de la razón, sino de la fuerza; no es el reino del bien común, sino del interés parcial; no tiene como fin el bienestar de todos, sino de los que detentan el poder; no es la salida del estado de naturaleza, sino su continuación bajo otra forma.” Pero es una discusión para otro momento… La cosa es que supuestamente su único fin es el bienestar social, pero su actividad no genera un flujo de ingresos para subsistir, por eso impone, valga la redundancia, los impuestos.
  • Organizaciones sin fines de lucro: mediante un acuerdo entre privados (como la empresa) se fija un objeto social como este “Promover la participación de estudiantes secundarios, universitarios, terciarios, profesionales y de toda persona con vocación pedagógica, en actividades de apoyo escolar en comedores comunitarios y otras instituciones barriales.”. Se definen por NO perseguir el lucro, pero también ofrecen bienes y servicios, solo que no buscan forrarse con eso, sino el bien público. Su única manera de subsistir en este capitalismo es con el aporte voluntario de interesados, por lo tanto no son auto-sustentables.
  • Empresas sociales: se desenvuelven en el mercado como cualquier otra empresa, pero su objetivo está fijado por una necesidad social. No son parte del sector público y tampoco cumplen con la lógica de las ONG. Buscan algo llamado Triple Impacto: económico, social y ambiental; y esto es central en las operaciones. Tienen un objeto como el siguiente “reducir los precios de compra de las familias de manera sustentable e inteligente, además de apoyar a los almaceneros a competir con las grandes cadenas de supermercados.” (algramo). O como éste “que los vecinos puedan hacer más eficiente la inversión que realizan en sus viviendas, tornándolas más seguras, sanas y agradables para vivir.” (Médicos de Casas). O sino también los hay como éste “Nuestros socios de forma sostenible cosechan yerba mate orgánica de cultivos de la selva tropical y proyectos de reforestación, lo que genera un flujo de ingresos renovable que permite a estas comunidades mejorar sus vidas y recuperar sus tierras. Nuestros proyectos de restauración se basan principalmente en la yerba mate de las regiones de Argentina, Paraguay y sur de Brasil.” (Guayakí). Están integradas. Al vender sus bienes y servicios pueden buscar su auto-sustentabilidad en la lógica del mercado de capitales, y así perdurar en el tiempo y no depender de aportes externos. Además esto las hace un inversión interesante, ya que su retorno no solo sería en guita, sino en impacto.

Pero no entiendo Pablo, ¿vos estás diciendo que se puede hacer guita y al mismo tiempo generar impacto social?

Si. Eso mismo. No podemos conseguir resultados diferentes con las mimas recetas de siempre; salgamos de las etiquetas, dicotomías y otros sesgos y construyamos un futuro más cooperativo.