Haz la experiencia y échate al azar


En este camino de ser mi propio jefe, me doy cuenta que puedo tomar algunas pocas decisiones genuinas hoy mismo y la mayoría de lo que me sucede, bueno o malo, es completamente aleatorio y desconocido. Para la gente que mira de afuera y sobre todo para nuestro ego, lo importante son los resultados. Y el resultado de cualquier proyecto que abordemos va a depender de la dedicación que pongamos y las decisiones que tomemos; pero por sobre todo, va a depender del azar.

Para los que no la vieron, les recomiendo una gran película película argentina: La suerte está echada (2005). Siempre me gusta volverla a ver. Tiene una escena que me pareció particularmente genial, no está disponible para ver, pero si para leer y oír, oigamos.

En pocas palabras el Maestro de Tango nos plantea que deberíamos actuar como si el futuro estuviera ya determinado, obviamente en el pasado. Pero empieza preguntando “Decime, ¿vos sos de los que empujan o de los que fluyen? ¿Vos empujás para que las cosas pasen o fluís con las cosas que pasan?”. Si compartís la opinión del Maestro sos de los que cree que hay un destino, porque todo lo que sucede se dictó en tiempo pasado. Yo me hago una pregunta: si creés que la vida es un partido en diferido, ¿por qué empujarías para que las cosas pasen?.

Yo elijo ser de los que empujan, la experiencia de la toma de decisiones es mi motivación. ¿Les grafico mi pensamiento?

Pensá en todo lo que podrías estar haciendo en el presente, HOY, no ayer y menos mañana. Las oportunidades que se nos presentan son trompos quietos en la mesa, todos de distinta forma y color. Los trompos se presentan hoy, no sabemos si mañana van a seguir ahí. Si los echás vas a poder apreciarlos y verlos cambiar, pero por si solos no tienen vida. El resultado que vas a obtener va a depender de lo lisa que sea la mesa, la fuerza de tus dedos, la precisión tu tiro y muchísimas otras variables invisibles…

¿Entonces sobre qué tenemos poder realmente? Vos elegís el trompo y cómo lo tirás… todo lo demás está fuera de tu alcance. ¡Que se oiga fuerte! No hay manera de asegurar un resultado, podés tener la mejor planificación, los mejores análisis y dejar todo en la cancha, pero el azar siempre va a intervenir.

decision + azar-01

La suerte no está echada, hay que seguir echándola todos los días. Poné más foco en qué hacés, cómo y por qué. Tal vez el trompo gire a tu favor, o no.